Páginas vistas en total

martes, 13 de agosto de 2013

El hospital de las sensaciones

El hospital de las sensaciones

Llegamos a el Txutxi y yo, con toda nuestra ilusión, un sol abrasador caía sobre nosotros, mientras lo recorríamos por el exterior observando todo palmo a palmo, nos fijamos en los carteles que advertían de sistema de alarma y vigilancia las 24 horas, después de 2 vueltas, y algunas dudas, decidimos entrar. Lo que nos encontramos fue lo más de lo más, nunca habíamos visto nada igual, a pesar de llevar años cerrado, esperando algún nuevo uso, sólo se veía polvo y humedad en algunos sitios, por lo general se conserva perfecto, vamos para abrir de nuevo al público en cualquier momento.

Desde aquí agradecer a mi gran amigo Txutxi, esos días maravillosos e inolvidables, llenos de aventuras, hallazgos, risas y también alguna que otra desilusión, y herida, jajaja, (no te mosquees) pero nunca nos desanimamos, ¿eh compi? Espero y deseo que prontito nos volvamos a ver.

Bueno empieza la visita al Hospital de las sensaciones:


Unas cuantas maquinas, que bien podía comprar algún hospital y adelantar un poco las esperas para determinadas pruebas


Seguimos recorriéndolo y asombrándonos cada vez más

Uno de sus pasillos, donde empezamos a encontrarnos, maquinas para rehabilitación





Sala de visitas
Habitaciones con baño


Esta es la del guardia de seguridad, con el cargador del móvil y la tele en stan-by

Despachos

Habitación llena de mecedoras
Nunca sentí tantas sensaciones juntas en ningún abandono, pero este fue un conglomerado de todas ellas y aun se dispararon más, al darme la vuelta y encontrarme esto

 Abandonamos este pasillo con el mayor de los sigilos, ya que los ruidos eran varios y muy dispares, lo que nos hacia estar alerta permanentemente.
Volvemos al mostrador principal retratando todo lo que nos encontramos, que fue mucho pero imposible mostrároslo todo si no me dispararía con las fotos a subir


Diferente material médico quirúrgico, esterilizador…






Pasamos a la sala de partos con diferente material, para ayudar al parto.


Camillas para partos

Incubadora y nido

Mas maquinas de exploración, ecógrafos…



Goteros, lámparas y electrocardiograma



Más material



 Otro despacho

Habitaciones montadas, esperando a volver a albergar pacientes a los que ayudar a sanar de sus dolencias


Otra sala de espera con alguna distracción para amenizar la compañía a sus familiares

  Retrocedemos sobre nuestros pasos
Recepción de visitas, urgencias y sala de espera a ser atendidos
Habitáculo de la recepcionista
 
 Boxes de urgencias leves


 Seguimos recorriendo pasillos, habitaciones, esto es inmenso, hasta que llegamos a la salita de enfermer@s y a otro despacho



 Sala de curas y Cirugía menor

 Más material
 Aunque pone prohibido el paso, nosotros seguimos investigando, para por fin llegar a la cocina







 Sala de juntas
Bajamos a la cocina auxiliar

 Más maquinas para diferentes pruebas




Scanner

  Depósito de sangre
 Microbiología
  Bioquímica



 Ahora a cafetería






 Empezamos con las consultas de especialidades
  Neumología
  Neurología
  Ginecología
 Oftalmoligía
 Otorrino

  Traumatología
  Traumatología y Ecografía



  Salimos después de cinco horas en su interior, recibiendo una bofetada de inmenso calor, más que alucinados con lo encontrado y visto en su interior, deseando comer, esos bocatas maravillosos que nos preparó mi madre y que supieron a gloria, después de tanta ansiedad, por poder ser descubiertos en su interior.
  Marchamos más que satisfechos y henchidos de ego, deseando llamar por teléfono para anunciar que lo habíamos conseguido y compartir nuestra dicha.
Espero que os haya gustado y lo hayáis disfrutado.

Hasta la próxima!